Páginas

jueves, 31 de mayo de 2012

La endogamia que parió a Carlos II.


Es un tópico común, tratándose de Historia de España, señalar que las taras médicas con las que cargaba el pobre Carlos II de España (monarca entre 1665 y 1700) son producto de la endogamia practicada durante dos centurias al interior de la Dinastía Habsburgo (de la que Carlos fue su último representante en España, porque entre otras afecciones físicas y mentales, era impotente). ¿Hasta qué punto esto era así? Un simple repaso a las relaciones de Carlos II con sus antecesores en la corona hispánica resulta iluminador al respecto.

Carlos II era hijo de Felipe IV (reinó entre 1621 y 1665). Pero la madre de Carlos II, doña Mariana de Austria, era hija de María Ana de Austria, que a su vez era hermana de Felipe IV. O sea, dicho en otros términos, Felipe IV era a la vez padre de Carlos II (por línea paterna), y también tío abuelo (por línea materna). Si lo encuentran complejo, vayan acostumbrándose porque esta es la relación más sencilla de todas. De hecho, no vamos a detallarlas absolutamente todas porque sería inmanejable dentro de los límites de este posteo.

Felipe IV a la vez era sucesor de Felipe III (1598-1621). Este Felipe III era a la vez abuelo de Carlos II (a través de Felipe IV), y también bisabuelo (a través de María Ana y Mariana de Austria). Una generación antes tenemos a Felipe II (1556-1598), quien en línea directa era bisabuelo de Carlos II (a través de Felipe III y Felipe IV), pero también era su tatarabuelo (a través de Felipe III, María Ana de Austria y Mariana de Austria)... y agárrense, además era su tío tatarabuelo porque Felipe II era también tío abuelo de su hijo Felipe III (la madre de Felipe III era Ana de Austria, que a la vez era hija de María de España, que era hermana de Felipe II). A estas alturas del partido, si no quieren estar completamente perdidos, harían bien en sacar un lápiz y un papel para trazar el árbol genealógico, y entender así gráficamente esta maraña de padres, abuelos, tíos, etcétera.

Sigamos aún más arriba. El padre de Felipe II era el celebérrimo Carlos I de España (1516-1556) y V de Alemania (1519-1556). Contemos en cuántas generaciones era ancestro Carlos I de Carlos II: cuatro (o sea, tatarabuelo, a través de Felipe IV, Felipe III y Felipe II), cinco (reemplazando a Felipe IV por María Ana y Mariana, o bien reemplazando a Felipe II por Ana y María), o seis (reemplazando a ambos monarcas por las líneas femeninas ya señaladas).

Y ahora sí que se pone buena la cosa: vamos a subir otro nivel más, hasta Felipe el Hermoso y Juana la Loca, ambos los padres de Carlos V. Aquí, reseñar los linajes escapa de los límites del posteo, por una sencilla razón: ellos no sólo son ancestros de Carlos II por las líneas que hemos reseñado (la línea paterna), sino también por la línea materna, la de Mariana de Austria. De hecho, Mariana de Austria desciende de TRES hijos de Felipe el Hermoso y Juana la Loca, que por lo tanto eran hermanos entre sí: de Carlos I, del Emperador Fernando I, y de Isabel de Austria. Un conteo simple permite decir que se puede llegar por ascendencia de hijos a padres, desde Mariana de Austria (madre de Carlos II, recordemos) hasta Felipe el Hermoso y Juana la Loca, nada menos que a través de ¡¡¡nueve!!! líneas genealógicas distintas, maternas y paternas. A las cuales debemos sumar cinco líneas más por el lado paterno, para llegar a la fantástica suma de 14 LÍNEAS GENEALÓGICAS que conducen desde Felipe el Hermoso y Juana la Loca hasta Carlos II (si ningún ancestro se repite, obviamente sólo podía haber una línea genealógica que condujera desde el ancestro hasta su descendiente...).

Terminemos con un breve cálculo matemático. Se supone que cada persona tiene dos progenitores, y cada uno aporta la mitad del material genético (50%). Si los progenitores no se repiten, entonces en cada generación hacia atrás se duplica la cantidad de progenitores (2 padres, 4 abuelos, 8 bisabuelos...) y consecuentemente se demedia la cantidad de material genético (50% por cada padre, 25% por cada abuelo, 12,5% por cada bisabuelo...). Ahora bien, si un mismo progenitor se repite, obviamente va a aportar material genético en el grado de ascendencia por todas las líneas le corresponda (por ejemplo, Felipe III al ser abuelo y bisabuelo de Carlos II aportó 25%+12,5% del material genético de su nieto/bisnieto, o sea, un 37,5% en total). Siguiendo este razonamiento, si sumamos lo que cada linaje que lleva desde Carlos II hasta la dupla conformada por Felipe el Hermoso y Juana la Loca sumó al material genético de Carlos II (¡y si las cuentas están correctas!), resulta que dicho matrimonio aportó nada menos que un 40,625% del material genético de Carlos II (o sea, un 20,3125% por parte de Juana y lo mismo por parte de Felipe). En condiciones normales, a cinco generaciones de distancia esa cantidad debería haber ascendido apenas a 6,25%, a seis generaciones a 3,125%, y a siete a un irrisorio 1,5625%. Dicho en otros términos, tanto Felipe el Hermoso como Juana la Loca aportaron cada uno casi tanto material genético a Carlos II como si hubieran sido abuelos suyo cada uno, o sea, estando a dos generaciones de distancia, no a cinco, seis o siete (20% es casi el 25% que aporta cada abuelo). Considerando la no muy estable salud mental de Juana la Loca, además de algunos otros defectillos genéticos variados presentes en la Casa de los Austrias, no es nada de raro que en el pool genético del pobre Carlos II se haya juntado lo que en otros términos sería una pesadilla de laboratorio genético...

7 comentarios:

Galo Nomez dijo...

Se dice que Carlos II -que pasó a la posteridad con el apodo de "El Hechizado"- sufría la enfermedad de Klinefelter, representada por la combinación XXY, que produce, entre otras causas, esterilidad y leves desequilibrios mentales. Pero de cualquier forma, esto de presentarse ante los súbditos como una casta superior que no debía mezclarse con la plebe, motivó a que las familias reales europeas se emparentasen entre ellas -bueno: también cabía una cuestión de conveniencia política- heredando, además de castillos y territorios, numerosas enfermedades genéticas. ¡Si por algo a la hemofilia se la llamó "enfermedad de los reyes"!

Lore dijo...

Lo que me descoloca de ese árbol genealógico son la cantidad de tíos casados con sus sobrinas ¿No que la santísima iglesia católica de la cual los reyes españoles eran representantes en la tierra,prohíbe expresamente ese tipo de incesto? Y ni hablar de los enlaces entre primos.

Los Buendia era simples aficionados al lado de los Habdburgo.
El tipo podía agradecer no tener cola de chancho.

Iakob dijo...

Señor Nómez, lo de Carlos II no creo que pueda calificarse de "leves desequilibrios" ya que presentaba una oligrofenia muy marcada, hidrocefalia, debilidad generalizada, epilepsia y un montón de cosas más. Seguramente no se debió a un único síndrome sino a la combinación varias enfermedades genéticas. Algo comprensible, si tenemos en cuenta que su grado de consanguinidad es similar al que cabría esperar en una unión incestuosa entre dos hermanos o entre un progenitor y su hijo.Al pobre, en su catastrófica piscina genética le fué a tocar todo lo malo.
Y Lore, cierto que la Iglesia prohíbe por norma las uniones entre parientes muy próximos... pero en casos "especiales" como los de las casas reales siempre hay a mano un Papa amable y comprensivo dispuesto a promulgar una bula que lo permita, de manera totalmente altruista y desinteresada, por supuesto...

General Gato dijo...

A GALO NOMEZ: Sobre la o las enfermedades de Carlos II prefiero no pronunciarme, porque en un caso clínico como ése hay diagnósticos para todos los gustos, y claro, cuando el paciente lleva como tres siglos en el cajón, no es cosa de ir a tomarle el pulso para verificar, ni House se consigue un diagnóstico en esas condiciones... Lo de la hemofilia, creo que debe tener algo que ver con el hecho de las atenciones médicas. Si un nene de la realeza se hace un corte, habrá una horda de médicos atendiéndolo, y a pasarle tijeras de punta roma para que no se clave. En cambio en el campesinado, pastorcito de cabras que se pincha con una espina es pastorcito de cabras al que le están tocando misa de difuntos. Pura selección natur... er... social, podríamos decir.

A LORE: Se ha argumentado más de alguna vez (no me pregunten quién, no me da la memoria para eso ahora), y con razón, que toda la nobleza europea desde mediados de la Edad Media hasta la actualidad es una sola única y gran familia vinculada por matrimonios más o menos endogámicos. Si ya en esos bonitos árboles genealógicos con etiquetas "Borbón", "Hasburgo", "Hohenzollern", "Hohenstaufen", "Plantagenet", "Estuardo", "Capeto" etcétera aparecen esas rayitas cruzadas de endogamia, ni hablar de si hicieramos un árbol genealógico con TODO a la vez. No sé si alguien alguna vez ha intentado hacer esa hazaña, pero más de alguno que lo haya intentado debe estar con camisa de fuerza entre paredes bien acolchadas diciendo que el Gran Borbón regresará para el 2012 y será el Apocalipsis...

A IAKOB: En efecto, las bulas y dispensas han sido desde siempre otra interesante partida dentro de los libros de contabilidad del tesoro vaticano. Después de todo hablamos de la religión que dice que Jesucristo dijo tales y cuales cosas, pero nosotros somos lo único que sabemos lo que de verdad quería decir, y si sucedió que lo que no nos conviene lo dijo en un ataque de dispepsia, pues a corregirlo se ha dicho, que para eso estamos los que sabemos...

Condesadedia dijo...

La línea también está algo enredadilla antes de Juana la Loca: sus padres (Fernando de Aragón e Isabel de Castilla) eran primos, y las casas reales de Aragón y Castilla llevaban unos cuantos siglos ya emparentándose entre ellos.

Por cierto, hubo algunas dudas sobre la validez del matrimonio entre Fernando e Isabel, que al parecer no se molestaron en pedir la dispensa antes de casarse. Suerte para ellos que en aquellos tiempos el Papa fuera valenciano...

General Gato dijo...

A CONDESADEDIA: Lo dicho, hacer un árbol genealógico de TODA la familia monárquica europea desde el X u XI hasta la actualidad... En cuanto a la validez de los matrimonios monárquicos, éstos lo son tanto cuanto convenga al Papa. Que se lo digan a la pobre Catalina de Aragón si no...

Diomedes dijo...

El árbol genealógico ilustrativo ya impresiona, aun sin mostrar que: como ya se dijo, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, padres de Juana la Loca, eran primos segundos, que Isabel de Portugal y su esposo Carlos V eran primos hermanos, que Isabel I de Castilla era prima hermana de Manuel I de Portugal, padre de Isabel de Portugal, que la madre de Isabel de Castilla, otra Isabel de Portugal, era nieta de Felipa de Lancáster, mientras que el padre de Isabel de Castilla era hijo de Catalina de Lancáster, hermana de la anterior y a su vez hija de Blanca de Castilla, hija de Pedro I de Castilla, cuyo medio hermano Enrique era el abuelo de Enrique III, su esposo, que las infantas portuguesas, aragonesas y castellanas no sólo se habían unido durante siglos a los monarcas de los reinos vecinos, sino también a los ancestros de Felipe de Habsburgo, padre de Carlos V, etc., etc., etc...

Seguidores

Busca temas históricos en Siglos Curiosos

Absolutismo (4) Administración Política (13) Africa (14) Alemania (16) Alimentación (13) América Colonial (6) América Independiente (1) América Precolombina (9) Animales (15) Antártica (1) Anticipación del Futuro (15) Argentina (2) Arqueología (11) Arquitectura (13) Arquitectura y Urbanismo (7) Astrología (4) Astronomía (27) Australasia (4) Australia (1) Austria (2) Automóviles (1) Aviación (2) Biblia (27) Bibliotecas (1) Biología (7) Bolivia (1) Botánica (1) Brujería (1) Bulgaria (1) Caballería (2) Calendarios (7) Caricaturas y Cómics (4) Celebraciones (1) Chile (97) China (9) Ciencia Ficción (12) Cine (41) Civilización Andina (5) Civilización Arábiga (1) Colombia (1) Colonizaciones (2) Comunicaciones (3) Construcciones (1) Cosmovisiones (3) Crímenes y Criminales (27) Cristianismo (20) Cristianismo y Cristianos (9) Croacia (1) Década de 1900 (13) Década de 1910 (17) Década de 1920 (8) Década de 1930 (15) Década de 1940 (20) Década de 1950 (12) Década de 1960 (7) Década de 1970 (12) Década de 1980 (18) Década de 1990 (11) Década de 2000 (24) Década de 2010 (13) Delfines y Ballenas (1) Democracia (16) Demografía (2) Deportes (7) Derechos de Autor (4) Diplomacia (3) Discriminación (1) Drogas (1) Economía (19) Edad Media (20) Educación (3) Egipto (2) Egipto Antiguo (12) Electrónica (1) Enfermedades Mentales (6) Eras Geológicas (6) Errores Científicos (5) Erupciones Volcánicas (2) Escandinavia (1) Esclavitud (4) Escultura (10) Esoterismo y Ocultismo (6) España (22) Espionaje (1) Espiritismo (1) Estados Unidos (39) Etimología (55) Europeocentrismo (3) Evolucionismo (8) Existencia de Dios (7) Expresiones (24) Fanatismo Religioso (3) Feminismo (3) Filosofía (23) Física (2) Francia (37) Frases para el Bronce (15) Fraternidad Universal (8) Fútbol (1) Gatos (6) Genética (7) Genocidios (1) Geografía (7) Geología (9) Grecia (1) Grecia Arcaica (8) Grecia Clásica (18) Grecia Helenística (6) Grecia Medieval (1) Guerra (9) Guerra Antigua (6) Guerra Medieval (10) Guerra Moderna (7) Guerra Naval (4) Guerra Reciente (7) Hebreos (3) Heroísmo (2) Historia Alternativa (4) Historiadores (13) Historieta y Cómic (7) Holanda (2) Humanismo (1) Idioma Castellano (2) Idioma Griego (9) Idioma Inglés (2) Idioma Latín (7) Idioma Sánscrito (1) Idiomas Artificiales (1) Iglesia Católica (8) Ilustración (2) Imperio Bizantino (12) Imperio Británico (2) Imperio Español (17) Imperio Inca (1) Imperio Napoleónico (6) Imperio Otomano (4) Imperio Persa (2) Incompetencia Militar (14) India (17) Informática (6) Ingeniería (6) Inglaterra (53) Intrigas (9) Islam (10) Italia (22) Japón (20) Joyas (2) Judaísmo (16) Judaísmo y Judíos (10) Juegos y Pasatiempos (4) Juicios (21) Leyenda Negra (2) Leyendas (7) Leyes (20) Libertad de Expresión (8) Libertad de Religión (4) Lingüística (1) Listas de Gobernantes (2) Literatura (50) Mar Mediterráneo (2) Más Allá (3) Matemáticas (16) Matrimonio (7) Medicina (15) Medio Oriente (6) Mesianismo (6) Mesoamérica (11) Mesopotamia (3) México (2) Minería (4) Mitología Latinoamericana (2) Mitos de la Creación (5) Moda (2) Monarquía (26) Mongoles (4) Monumentos (1) Muertes Remarcables (10) Mujeres (30) Mundo Bíblico (12) Música (10) Música Popular (6) Música Selecta (5) Nacionalismo (4) Navegación (22) Negociados (2) New Age (1) Occidentalización (1) Océano Atlántico (4) Oceanografía (2) Origen de la Humanidad (2) Paleolítico (1) Paleontología (11) Palestina (4) Periodismo (2) Persia (3) Personajes (43) Perú (1) Pintura (9) Polinesia (2) Premio Nobel (4) Primera Guerra Mundial (6) Profetas (5) Propaganda (3) Pueblos del Antiguo Testamento (4) Pueblos y Tribus (9) Química (4) Racismo (6) Radiodifusión (1) Regiones Geográficas (5) Reinos Helenísticos (1) Religión Grecorromana (9) Religiones Antiguas (3) Renacimiento (14) Robótica (2) Roma Antigua (42) Romanticismo (1) Rusia (12) Sacerdotes (1) Sacro Imperio Romano Germánico (2) Satanismo (5) Segunda Guerra Mundial (6) Sexismo (7) Sexualidad (20) Siglo 05 (1) Siglo 11 (1) Siglo 14 (1) Siglo 15 (2) Siglo 16 (6) Siglo 17 (32) Siglo 18 (26) Siglo 19 (56) Siglo 20 (24) Siglo 21 (1) Sincretismo Religioso (2) Sudáfrica (1) Suiza (2) Supersticiones (1) Teatro (5) Tecnología Militar (7) Tecnología Nuclear (2) Televisión (5) Teología Cristiana (5) Terremotos (9) Tíbet (1) Universidades (3) Urbanismo (14) Vampiros (3) Vestimenta (4) Viajes y Viajeros (13) Zoología (9)