Páginas

Minimaratón de Siglos Curiosos.

El 1 de enero de 2017, Siglos Curiosos cumple once años en línea. Y, vale, el blog ya es un ancianito que está en sus cuarteles de invierno, pero regresa para un último golpe y te retiras, nene. De manera que haremos una minimaratón de posteos, durante los domingos de diciembre de 2016, y enero de 2017. Con esto, esperamos que ayude a los lectores de Siglos Curiosos a pasar unas felices fiestas, si las prospectivas no son buenas, y si lo son, entonces que sean incluso mejores. Saludos a todos, y felices fiestas y un próspero 2017 les desea vuestro seguro servidor el GENERAL GATO.

domingo, 19 de julio de 2009

Construyendo al Demonio.


El Demonio o Satán del Cristianismo no nació de la noche a la mañana, completamente inventado desde los cuernos hasta el rabo. Antes bien, fue el resultado de una larga evolución, en donde diversos elementos se le fueron agregando hasta construir su imagen moderna. El Satán del Antiguo Testamento, de hecho, en su muy fugaz aparición como secundario en el Libro de Job, presenta características bastante distintas al Demonio como fuerza impulsora del Mal en el pensamiento cristiano.

Primero que nada, dentro del Judaísmo existe la creencia en criaturas demoníacas. Aunque religión monoteísta, el Judaísmo ha debido siempre contender con la afición popular a creer en muchas criaturas sobrenaturales, y ha tenido que contemporizar un poco. De hecho, Yahveh recorrió un largo camino hasta transformarse en el Dios Unico, el "Dios Celoso" de Moisés, pero una vez recorrido, no es demasiado difícil entender que los otros dioses hayan sido rebajados a la categoría de demonios. Porque profetas como Jeremías hablaban de los ídolos que tienen boca y no comen, que tienen oídos y no escuchan, que tienen ojos y no ven, etcétera, pero nada o no mucho decían de los demonios, ni de los ángeles, a pesar de que en el Génesis es claro que el Judaísmo primitivo sí los concebía como rondando por el mundo. Después del Cautiverio de Babilonia (587 a.C. a 538 a.C.), los judíos estuvieron en contacto con la religión del Imperio Caldeo, que sí creía en los demonios, politeístas como eran, y la creencia de los judíos en los demonios se revitalizó. El propio Jesucristo, sin ir demasiado lejos, más de alguna vez tuvo que curar a algún endemoniado...

Pero la imagen moderna del Demonio vino cuando el Cristianismo, tomándolo como personaje, le adjudicó características de otros personajes de la cultura grecorromana. Enemigo de los cultos de la naturaleza, el Cristianismo hizo todo lo posible por ridiculizarlos y, allí donde pudieron (o sea, en todas partes donde se extendió su férula), satanizarlos. Uno de los principales dioses grecorromanos de la naturaleza, por su carácter mistérico, era Pan. Este Pan tenía cuerpo de ser humano, pero caderas y patas de macho cabrío. Los cristianos entonces tomaron la imagen iconográfica de Pan, y lo asociaron al Demonio. También asociaron una serie de rituales pánicos (la actual palabra "pánico" deviene del dios Pan, precisamente), incluyendo el sacrificio de machos cabríos, al Demonio, y así ha quedado hasta ahora. Tomaron también la vocecita interior que ilumina e inspira a los filósofos, el "Daimon", y la asociaron con la voz de Satán perdiendo a los seres humanos, impidiéndoles sentir la voluntad de Dios en su corazón. Con lo que el Daimon pasó así a ser el actual Demonio, y fue también asociado a Satán.

Por medio de todas estas adiciones es que Satán, el antiguo ángel caído del Judaísmo, devino en el moderno Demonio. Aunque habrá que esperar hasta la iconografía medieval para que dichas características terminen de asentarse bien en el imaginario popular, desde donde no han salido en casi dos milenios completos.

9 comentarios:

Jose dijo...

Una descripción de satanás puedes encontrarla en Ezequiel cuando la Biblia lo equipara con el Rey de Tiro, dice que cayó por sus muchas contrataciones, dice que era perfecto en todos sus caminos hasta que fue hallada maldad en él, leelo, es bien interesante...

Tu texto apunta al rojo y de cuernitos que nos vendió el catolicismo y las peliculas, pues así es como quiere que lo vean, verlo así hasta cae simpatico jaja.

Slds

José

General Gato dijo...

Estuve hojeando (un poco a vuelapluma, todo sea dicho) mi Biblia y no pude encontrar la cita en que Ezequiel compara a Satán con el rey de Tiro. Si me pudieras dar el capítulo y el versículo me darías una gran ayuda, porque quiero verificarlo de primera fuente.

En cuanto al texto, por supuesto que se refiere a la visión clásica del Demonio, que desde luego no es la única, pero sí la más popular. Y estamos de acuerdo en que Hollywood muy pocas veces ha acertado en plasmar al Demonio (ver a Al Pacino dando vozarrones al final de "El abogado del diablo" hasta me dio vergüenza ajena). En fin.

Saludos.

General Gato dijo...

Lo que son las cosas, ahora vine a encontrar el texto de Ezequiel. Es el capítulo 28 de Ezequiel. Pero leyéndolo con detención, no habla en ningún minuto de Satán. Sí es una profecía, y muy dura, contra el Rey de Tiro. Hemos de entender esto en el contexto que el profeta y su público probablemente lo habrían entendido, y esto es claro si se considera que los reyes antiguos solían considerarse dioses, lo que era una manera muy efectiva de asegurarse la lealtad de los súbditos (¿quién en su sano juicio se rebelaría nada menos que contra todo un dios?). Tiro era una de las ciudades más ricas de la Antigüedad, y Ezequiel lo acusa de haberse ensorbecido y vuelto arrogante. Todo el poema y todas las reflexiones en torno al Jardín del Edén son hechas de manera metafórica, y utiliza imágenes comunes en las creencias mitológicas de la época para dar a entender que el rey de Tiro ha caído en desgracia ante los ojos de Yahveh. Hay en la Biblia, así como en muchos mitos antiguos, la idea de que el "dios rebelde" o "ángel rebelde" es una especie de cortesano rebelde contra la autoridad de su rey (véase la leyenda de Set rebelándose contra Osiris en Egipto, por ejemplo). En este contexto es fácil entender esta referencia a un "ángel caído", sin necesidad de pensar que se está refiriendo a Satán mismo.

Por su parte, el Libro de Ezequiel fue redactado con posterioridad a la caída de Jerusalén en las manos de Babilonia (587 a.C.). Debido a la influencia de la religión mesopotámica en estos hebreos exiliados, la creencia en ángeles y demonios, más o menos controlada en el Yavismo tradicional, cobró bríos enormes. Puede entenderse entonces bien a las claras de dónde sacó Ezequiel (o quién sea haya escrito el libro a su nombre) la imaginería que utiliza para profetizar contra Tiro y su rey.

Jose dijo...

mira estimado gato, el hecho de considerar a la Biblia como palabra de Dios no viene del intelecto o de las muchas repasadas a la Biblia, sino del Espíritu de Dios que mora en lo que aceptaron a Cristo en su corazón (ojo que no estoy hablando de lo que van a templos aunque pueda incluirlos). He ahí la raiz de tus dudas y confusión. Yo tengo certezas.

Slds

General Gato dijo...

Bueno, ahí sí que tenemos algunas complicaciones en el camino. Tener la certeza de algo no quiere decir que se tenga la razón, porque las cosas son como son, con independencia de lo que uno pueda pensar o querer pensar al respecto. Yo puedo tener la certeza, por ejemplo, de que una chica me quiere y me ama, y que no se atreve a estar conmigo por timidez, cuando la realidad de las cosas es que ella pasa olímpicamente de mí y preferiría estar al otro lado del globo terráqueo respecto de mí. La única manera de tener una relativa certeza de algo, es tener pruebas de ese algo, y esa certeza durará hasta que lleguen pruebas más sólidas o firmes que estén en sentido contrario. De ahí que vale la pena las muchas repasadas a la Biblia, para encontrar allí evidencia a favor o en contra de que es la Palabra de Dios. Si por toda evidencia se requiere aceptar a Cristo en el corazón, entonces hay más de algún problema:

1.- ¿Por qué aceptar a Cristo en el corazón, y no a Mahoma, a Odín o a Rama? El Corán, el Voeluspa y el Ramayana también se consideran a sí mismos libros sagrados, y supongo que quienes se hayan inspirado en ellos, también creerán que no necesitan más evidencia que el Espíritu de Dios para hacerlos mahometanos, paganos o hindúes. A tanto llega esto, que los berserkers se arrojaban en éxtasis místico a la batalla, y de los terroristas suicidas que sentían a Alá en el corazón ya no hablemos.

2.- El cerebro humano nos puede jugar triquiñuelas a veces bastante feas. En nuestra época sabemos que el cerebro no es una caja cerrada ni una fortaleza invulnerable, sino una delicada red de información elaborada a partir de sinapsis neuronales y neurotransmisores. Basta que algo falle allá adentro, o simplemente que la mecánica cerebral sea engañada por datos erróneos, y las personas pueden empezar a ver y sentir lo que no existe (por ejemplo, ver fantasmas o al Monstruo del Lago Ness). La única manera de evitar esto es: con evidencia externa que confirme o refute lo que nuestro cerebro percibe. De ahí la necesidad de leer la Biblia (y ya puestos, cualquier libro sagrado) para encontrar evidencia que confirme o niegue si efectivamente dicho libro es la Palabra de Dios o no.

Saludos.

Jose dijo...

eheh, no digo que no tengamos que releer la Biblia, yo la leo todos los días y siempre la encuentro nueva. Yo lo digo por experiencia propia, leí la Biblia antes de avivar el Espíritu de Dios en mí y solo pasó como algo cultural de alguién que lee hechos historicos y hasta absurdos, o parabolas interesantes y una personalidad con ciertos matices y formas de vida adoptables, pero cuando recibí el don de la FE, pues todo cambió y la palabra me suele quebrantar, por que la entiendo y sé que la recibe el espíritu.
Cristo se revela en Apoc. y se revela de esa manera, simplemente lo entiendes... tienes certeza. Tu hablas de otros, pero ninguno de ellos te pide acercarse o te dice que hay detras, pasa por algo cultural como ser hincha irracional de un equipo de futbol, ahí encaja lo que me dices del cerebro y más.

Slds

General Gato dijo...

Insisto. Hablar de que se tiene certeza sobre algo sin pruebas, equivale a considerarse prácticamente el poste de amarre del universo. ¿Estarías dispuesto a sostener que, por el hecho de tener una certeza más allá de todas las pruebas, tú eres la piedra angular del universo? La verdad, con todo lo que sé sobre el tema (y sobre muchos temas), y pudiendo considerarme culto y versado sobre estos asuntos, no me atrevería a tanto porque, creo yo, estaría incurriendo en una actitud de soberbia frente a los demás.

Jose dijo...

¿yo piedra angular del universo? no pues, solo soy ciudadano de un Reino espiritual que tiene caracteristicas eternas, pero sé quien es la piedra angular de TODO lo que existe en este mundo, se llama Cristo.

"porque en él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o autoridades. Todo fue creado por medio de él y para él. El antecede a todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten." COL 1:16

José

General Gato dijo...

Si eres ciudadano de un Reino espiritual, entonces cada vez que vengas para acá vas a tener que mostrar pasaporte. Acá nosotros obedecemos las leyes de extranjería, y no aceptamos que nadie esté por encima de la ley.

Mal que le pese a San Pablo, no hay prueba de que en Dios o Cristo hayan sido creadas las cosas, salvo su palabra. Y su palabra no tiene mayor valor que la de cualquier ser humano. Sin hechos, no llegamos a ninguna parte.

Seguidores

Busca temas históricos en Siglos Curiosos

Absolutismo (4) Administración Política (13) Africa (14) Alemania (16) Alimentación (13) América Colonial (6) América Independiente (1) América Precolombina (9) Animales (15) Antártica (1) Anticipación del Futuro (15) Argentina (2) Arqueología (11) Arquitectura (13) Arquitectura y Urbanismo (7) Astrología (4) Astronomía (27) Australasia (4) Australia (1) Austria (2) Automóviles (1) Aviación (2) Biblia (27) Bibliotecas (1) Biología (9) Bolivia (1) Botánica (1) Brujería (1) Bulgaria (1) Caballería (2) Calendarios (7) Caricaturas y Cómics (4) Celebraciones (1) Chile (97) China (9) Ciencia Ficción (12) Cine (42) Civilización Andina (5) Civilización Arábiga (1) Colombia (1) Colonizaciones (2) Comunicaciones (3) Construcciones (1) Cosmovisiones (3) Crímenes y Criminales (27) Cristianismo (20) Cristianismo y Cristianos (9) Croacia (1) Década de 1900 (13) Década de 1910 (17) Década de 1920 (8) Década de 1930 (15) Década de 1940 (20) Década de 1950 (12) Década de 1960 (7) Década de 1970 (12) Década de 1980 (18) Década de 1990 (11) Década de 2000 (24) Década de 2010 (13) Delfines y Ballenas (1) Democracia (17) Demografía (2) Deportes (7) Derechos de Autor (4) Diplomacia (3) Discriminación (1) Drogas (1) Economía (19) Edad Media (20) Educación (3) Egipto (2) Egipto Antiguo (12) Electrónica (1) Enfermedades Mentales (6) Eras Geológicas (6) Errores Científicos (5) Erupciones Volcánicas (2) Escandinavia (1) Esclavitud (4) Escultura (10) Esoterismo y Ocultismo (6) España (22) Espionaje (1) Espiritismo (1) Estados Unidos (39) Etimología (55) Europeocentrismo (3) Evolucionismo (8) Existencia de Dios (7) Expresiones (24) Fanatismo Religioso (3) Feminismo (3) Filosofía (23) Física (2) Francia (37) Frases para el Bronce (15) Fraternidad Universal (8) Fútbol (1) Gatos (6) Genética (7) Genocidios (1) Geografía (7) Geología (9) Grecia (1) Grecia Arcaica (8) Grecia Clásica (18) Grecia Helenística (6) Grecia Medieval (1) Guerra (9) Guerra Antigua (6) Guerra Medieval (10) Guerra Moderna (7) Guerra Naval (4) Guerra Reciente (7) Hebreos (3) Heroísmo (2) Historia Alternativa (4) Historiadores (13) Historieta y Cómic (7) Holanda (2) Humanismo (1) Idioma Castellano (2) Idioma Griego (9) Idioma Inglés (2) Idioma Latín (7) Idioma Sánscrito (1) Idiomas Artificiales (1) Iglesia Católica (8) Ilustración (2) Imperio Bizantino (12) Imperio Británico (2) Imperio Español (17) Imperio Inca (1) Imperio Napoleónico (6) Imperio Otomano (4) Imperio Persa (2) Incompetencia Militar (14) India (17) Informática (6) Ingeniería (7) Inglaterra (53) Intrigas (9) Islam (10) Italia (22) Japón (20) Joyas (2) Judaísmo (16) Judaísmo y Judíos (10) Juegos y Pasatiempos (4) Juicios (21) Leyenda Negra (2) Leyendas (7) Leyes (20) Libertad de Expresión (8) Libertad de Religión (4) Lingüística (1) Listas de Gobernantes (2) Literatura (50) Mar Mediterráneo (2) Más Allá (3) Matemáticas (16) Matrimonio (7) Medicina (15) Medio Oriente (6) Mesianismo (6) Mesoamérica (11) Mesopotamia (3) México (2) Minería (4) Mitología Latinoamericana (2) Mitos de la Creación (5) Moda (2) Monarquía (26) Mongoles (4) Monumentos (1) Muertes Remarcables (10) Mujeres (30) Mundo Bíblico (12) Música (10) Música Popular (6) Música Selecta (5) Nacionalismo (4) Navegación (23) Negociados (2) New Age (1) Occidentalización (1) Océano Atlántico (5) Oceanografía (2) Origen de la Humanidad (2) Paleolítico (1) Paleontología (11) Palestina (4) Periodismo (2) Persia (3) Personajes (43) Perú (1) Pintura (9) Polinesia (2) Premio Nobel (4) Primera Guerra Mundial (6) Profetas (5) Propaganda (3) Pueblos del Antiguo Testamento (4) Pueblos y Tribus (9) Química (4) Racismo (7) Radiodifusión (1) Regiones Geográficas (5) Reinos Helenísticos (1) Religión Grecorromana (9) Religiones Antiguas (3) Renacimiento (14) Robótica (2) Roma Antigua (42) Romanticismo (1) Rusia (12) Sacerdotes (1) Sacro Imperio Romano Germánico (2) Satanismo (5) Segunda Guerra Mundial (6) Sexismo (7) Sexualidad (20) Siglo 05 (1) Siglo 11 (1) Siglo 14 (1) Siglo 15 (2) Siglo 16 (6) Siglo 17 (32) Siglo 18 (26) Siglo 19 (56) Siglo 20 (24) Siglo 21 (1) Sincretismo Religioso (2) Sudáfrica (1) Suiza (2) Supersticiones (1) Teatro (5) Tecnología Militar (7) Tecnología Nuclear (3) Televisión (5) Teología Cristiana (5) Terremotos (9) Tíbet (1) Universidades (3) Urbanismo (14) Vampiros (3) Vestimenta (4) Viajes y Viajeros (13) Zoología (9)