Páginas

jueves, 20 de mayo de 2010

La Biblia y la vida después de la muerte.


¿Habla la Biblia sobre una vida después de la muerte? ¿Promete un mundo ultraterreno para nosotros los sufrientes vivos? La respuesta que todos ustedes me dirán de corrido es: ¡SÍ! Desde luego, si el propio Jesús lo prometió, ¿no? Es lo que enseñan en todas partes, que si eres creyente en la Biblia, entonces Dios te resucitará. Hay muchos versículos de la Biblia que apoyan esto. Y sin embargo... curiosamente, hay muchos otros que NIEGAN la posibilidad de resucitar de entre los muertos. Entonces... ¿a quién le hacemos caso?

De partida, observemos que los cuatro evangelistas están contestes en que hay vida después de la muerte. Según la Biblia, Jesucristo habría llevado a cabo al menos dos resurrecciones en vida. Una de ellas fue la hija de Jairo, episodio referido en Mateo 9, Marcos 5 y Lucas 7 (los detalles no solo son divergentes, sino que mezclan dos episodios: la hija de Jairo, y el hijo o sirviente del capitán, según la versión). El otro fue la famosa resurrección de Lázaro, referida en Juan 11. Se supone que estos milagros tenían como finalidad el testificar que Jesús es en realidad la vida eterna, y que con su sacrificio nos abriría la misma a todos. Hechos de los Apóstoles así lo proclama (véase Hechos 26:23). Y para que quede bien claro el mensaje, el evangelista Mateo, pasándose un poco de roscas, dice que cuando éste murió, se rasgó la cortina del templo, hubo terremoto... ¡y hubo creyentes que resucitaron, fueron a Jerusalén y se le aparecieron a la gente (después de la resurrección, claro, por si acaso)! Si no me creen, consulten Mateo 27:52-53.

Pero este mensaje de que Jesús es el Gran Resucitador, queda un poco opacado por el hecho de que... también hay resurrecciones en el Antiguo Testamento. Pocas, pero hay. Una de ellas la hace Elías, que en la Biblia es descrito como un profeta a lo macho, y que resucita al hijo de la viuda de Sarepta (Primero de Reyes 17). Eliseo, discípulo de Elías, también obró su propio milagrito de resurrección, para no ser menos que su maestro (Segundo de Reyes 4). E incluso como el Cid ganaba batallas después de muerto, Eliseo obraba milagros en lo propio, porque un muerto cuyo cuerpo fue a chocar con los huesos de Eliseo, resucitó instantáneamente (Segundo de Reyes 13:21). Si los profetas anteriores a Jesús (algunos de ellos, por lo menos) eran capaces de obrar estos milagros, entonces lo de Jesús ya no se ve tan impresionante, probablemente.

Y ahora viene lo bueno. Porque en otras partes de la Biblia se declara explícitamente que, ¡no hay vida después de la vida! Isaías 38:18 es tajante: "Porque el sepulcro no te celebrará, ni te alabará la muerte; Ni los que descienden al hoyo esperarán tu verdad". Y cuando se refiere a los enemigos de Israel castigados por Dios, Isaías 26:14 abunda: "Muertos son, no vivirán: han fallecido, no resucitarán: porque los visitaste, y destruiste, y deshiciste toda su memoria" (o sea, no resucitarán ni siquiera para recibir un castigo eterno: simplemente murieron y hasta ahí llega el asunto). En la misma línea prosigue Eclesiastés 9:5, al filosofar: "Porque los que viven saben que han de morir: mas los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido". Y en Salmos 6:5 se es enfático al señalar que los muertos no pueden honrar a Dios: "Porque en la muerte no hay memoria de ti: ¿Quién te loará en el sepulcro?". Y en Salmos 88:5 también se apunta que Dios no se acuerda de los muertos: "Libre entre los muertos, Como los matados que yacen en el sepulcro, Que no te acuerdas más de ellos, Y que son cortados de tu mano". Y suma y sigue. Pero el fragmento más interesante, probablemente, viene del Génesis. En un capítulo tan importante para la Historia Sagrada, como lo es la Entrada del Mal en el Mundo, Dios le lanza su célebre maldición: "En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas á la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado" (Génesis 3:19). Debemos convenir en que Dios debe tener una personalidad un tanto voluntariosa, si consideramos que después de darle tamaña destrucción como destino a la pobre criatura de barro llamada "ser humano", permitió que Elías, Eliseo y Jesús resucitaran gente, y este último llegara incluso a prometerle la vida eterna a todos quienes creyeran en esto o aquello...

9 comentarios:

VA-GROS dijo...

Patético

General Gato dijo...

¿Y este tipo está insultando a la Biblia o me está insultando a mi? Estaría bueno saberlo...

Marlon Brandon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marlon Brandon dijo...

pues yo si te diré que patético es lo que has escrito, primero Jesús no vino para demostrar que el era "El Gran Resucitador" ni para demostrar que era mas poderoso que nadie, que esto no es Dragon Ball Z. tanto los profetas como Jesús obraban bajo el poder de Dios y para glorificarle a el y no a ellos mismos, así que no trates de crear división entre ellos.

Segundo; sacas de contexto los versículos, para luego extraer las conclusiones que a ti te parecen.
primero hay que recordar las palabras de Jesús cuando dijo que, el que cree en el, aunque este muerto vivirá; Jesús no solo se refería a la vida que puedes obtener en esta tierra o en la carne, si no a la vida eterna que recibes al momento de creer en el.

Porque el sepulcro no te celebrará, ni te alabará la muerte; Ni los que descienden al hoyo esperarán tu verdad; aquí el profeta Isaias esta hablando de los que mueren sin cristo, y como la vida eterna solo se puede recibir durante la vida o existencia en esta tierra y no en la muerte que es ausencia de la misma, entonces resultan bastante obvias las palabras del profeta. Que es lo mismo a lo que se refiere el Rey David en los versículos de salmos que has citado. Osea que esto no quiere decir que no vayan a resucitar el día del juicio, pero como ya no hay opción para ellos de recibir la vida eterna por eso han sido puestos en el olvido y aunque resuciten solo lo harán para condenación y muerte eterna.

Así que las resurrecciones que realizaron los profetas y Jesús no fueron mas que para testificar del poder y de grandeza de dios y no para dar vida eterna a nadie ya que esa la rechazamos o la aceptamos en vida.

General Gato dijo...

Bueno, bueno, bueno, uno aquí que al escribir la palabra "patético" olvidó la humildad de que si os rechazan, entonces salid al pueblo y limpiaos las sandalias, o la humildad de miren que os envío como ovejas en medio de lobos. Pero bueno, como otros lectores podrían estar interesados en el debate, habré de tragarme el insulto y responder, que para eso estamos.

Primero que nada, existe en efecto una profunda división entre el Antiguo Testamento y el Nuevo, tan profunda que los judíos jamás han reconocido a Jesucristo como el mesías, simplemente porque una buena parte de lo contenido en él, contraviene directamente lo señalado en la Torah (más o menos el Antiguo Testamento cristiano). Incluso el cristiano "hereje" Marción llegó a afirmar que el Dios del Antiguo Testamento (cruel y sediento de la sangre de sus enemigos) era un dios diferente al Dios del Nuevo Testamento (lleno de amor y misericordia), para explicar este desajuste (no digo que lo sea ni creo que Marción tenga razón, pero es bueno señalarlo para que veamos hasta qué punto la unidad del Antiguo y el Nuevo Testamento es algo forzado por los cristianos interesados en fabricarse una base profética para sus ideas).

En cuanto al contexto de Isaías 38, es bastante claro: el rey Ezequías enferma, y se le anuncia la próxima muerte. Como Ezequías se arrepiente y reza, se le anuncia que Dios ha cambiado de opinión (¡!), que lo sanará, y que vivirá quince años más. El salmo entero subsiguiente compuesto por Ezequías (Isaías 38:10-20) habla sobre lo horrible que es sufrir por enfermedad (¡física, por lo que dice y por el contexto, no espiritual!), y la felicidad de seguir vivo porque con la muerte se acaba todo. Todo dentro del contexto alude a una situación de enfermedad física y a una vida terrenal. El versículo 17 es claro: "Tú has preservado mi vida de la fosa destructora". Esto no es una metáfora de ninguna clase, como se desprende de lo literal del texto. Lo siento, pero sólo interpretando el texto de manera retrospectiva, y por qué no decirlo, un tanto alucinógena, es posible ver a Cristo y la "vida eterna" aquí donde Isaías en ninguna parte habla de eso.

Por otra parte, y aquí nos pasamos a otro punto, pero no es malo abordarlo, la idea de que alguien resucite en el último día sólo para recibir la condenación eterna, parecería la negación misma del concepto cristiano de que "Dios es Amor", porque, ¿qué clase de Padre amoroso condenaría ETERNAMENTE a uno de sus hijos? Yo estoy seguro de que ningún padre humano condenaría a su hijo a cadena perpetua, no si realmente lo ama, por muy fuerte que haya sido su yerro, porque después de todo es su hijo.

Además, no hay testimonio de las resurrecciones hechas por Cristo o los profetas más allá de las palabras bíblicas. O sea, las únicas constancias de tales hechos milagrosos son las palabras de los interesados en que se crean tales hechos milagrosos. Suena sospechoso, por decir lo menos. Y si además ni siquiera todos los escritores bíblicos se ponen de acuerdo en si existe o no una vida eterna, pues entonces qué queda...

miblogconun7 dijo...

Es tan cómico ver como los fanaticos religiosos que se empeñan y les enseñaron de pequeños a creer, diefienden su religión cuando hay pruebas aplastantes de que al menos la mayor parte de ella es falsa.
Bueno sin animo de ofender (directamente) a nadie me gustaría decir que cuando uno se demuestra religioso en actos cmo persignarse ante la iglesia o una cruz no demuestra mas que su ignorancia ante ídolos sin vida. Si bien es cierto que la historia de Jesús fue bastante trágica y todo eso no deja de ser un testimonio contundente de que la religión es y siempre ha sido algo que divide a las personas y...en especial el cristianismo, un retroceso cultural enorme ya que ademas de proclamar un monton de reglas inútiles (y otras que quizás no lo eran tanto) enseña a adorar a alguien que supuestamente los ama (los ama...tar XD) a adorar cosas inertes y a tratar mal a los diferentes (como los homosexuales, enfermos y demás.
Quiero concluir diciéndo que los fanáticos de la religión no deberían tomarse tanto a pecho las "herejías" (como las llamarían ustedes ¿no?)y que comiencen a usar más la mente, que no sean necios y que en vez de pelear tanto en contra de las "herejías" sopesenlas con lo que saben y se darán cuenta que la mayoría de las cosas son bastante inverosímiles...

General Gato dijo...

Por desgracia, mucha gente siente que el mundo es un lugar mucho más seguro si se creen en tales o cuales cosas, y más aún, en que todos los crean con ellos. Quiero pensar que en el fondo son gentes bienintencionadas y que quieren lo mejor para nosotros a su peculiar manera (si quieren la salvación eterna para uno, entonces en el fondo es que quieren lo que creen mejor para ti), pero que no se atreven a mirar al mundo de frente y prefieren buscar refugio en una fantasía personal, evitando todo lo posible el cuestionársela, ni aún porque de hacerse preguntas podrían tener probabilidades 50 y 50 de encontrar que tenían razón al final (después de todo, esa es otra posibilidad, ¿no?). Uno se conforma con compartir los hallazgos que va haciendo sobre las inconsistencias de la religión, y lo que haga después la gente con ellas es gusto de cada cual. Con tal de que no salgan a la calle a matar paganos o poner bombas, probablemente todo esté más o menos bien...

Axio dijo...

Veamos, dejando de lado las pataletas de los creyentes, tenemos que en el antiguo testamento, la teología no incluía vida después de la muerte. El dios representado en el antiguo testamento es diferente del del nuevo testamento, incluso jesus no hablaba de vida después de la muerte, sino de evasión de la muerte, fue Pablo quien hizo la magufada e introdujo el principio del nuevo cuerpo (pnuma) para explicar que aquello seguidores de jesus que hubiesen muerto antes de que este regresara, no se perderían la fiesta. Originalmente la idea era que jesus volvería, derrotaría a los romanos y quienes le hubieren seguido nunca morirían.

Lastimosamente pocos cristianos se toman el trabajo de investigar su biblia o el contexto en el que se ha escrito, e interpretan todo a su conveniencia.

General Gato dijo...

Los cristianos en general consideran que investigar la Biblia en su contexto es una pérdida de tiempo porque es Palabra de Vida Eterna, y por lo tanto completamente atemporal y fuera de la Historia. Desde ese punto de vista es muy difícil criticar la Biblia, porque interpretándola exclusivamente en función de sus propios términos, siempre se le puede buscar ajustes a las evidentes contradicciones que presenta, siguiendo simplemente la regla de preferir la interpretación que tiene sentido (aunque sea un sentido disparatado) a la que no tiene ninguno (una contradicción). Sería así de bonito, pero el punto es que considerar a la Biblia como Palabra de Dios implica una serie de consecuencias que no se dan en el mundo real (no adelanto más porque ahora en Agosto viene un posteo en camino, acá en Siglos Curiosos, respecto del tema).

Seguidores

Busca temas históricos en Siglos Curiosos

Absolutismo (4) Administración Política (13) Africa (14) Alemania (16) Alimentación (13) América Colonial (6) América Independiente (1) América Precolombina (9) Animales (15) Antártica (1) Anticipación del Futuro (15) Argentina (2) Arqueología (11) Arquitectura (13) Arquitectura y Urbanismo (7) Astrología (4) Astronomía (27) Australasia (4) Australia (1) Austria (2) Automóviles (1) Aviación (2) Biblia (27) Bibliotecas (1) Biología (6) Bolivia (1) Botánica (1) Brujería (1) Bulgaria (1) Caballería (2) Calendarios (7) Caricaturas y Cómics (4) Celebraciones (1) Chile (97) China (9) Ciencia Ficción (12) Cine (41) Civilización Andina (5) Civilización Arábiga (1) Colombia (1) Colonizaciones (2) Comunicaciones (3) Construcciones (1) Cosmovisiones (3) Crímenes y Criminales (27) Cristianismo (20) Cristianismo y Cristianos (9) Croacia (1) Década de 1900 (13) Década de 1910 (17) Década de 1920 (8) Década de 1930 (15) Década de 1940 (20) Década de 1950 (12) Década de 1960 (7) Década de 1970 (12) Década de 1980 (18) Década de 1990 (11) Década de 2000 (24) Década de 2010 (13) Delfines y Ballenas (1) Democracia (16) Demografía (2) Deportes (7) Derechos de Autor (4) Diplomacia (3) Discriminación (1) Drogas (1) Economía (19) Edad Media (20) Educación (3) Egipto (2) Egipto Antiguo (12) Electrónica (1) Enfermedades Mentales (6) Eras Geológicas (6) Errores Científicos (5) Erupciones Volcánicas (2) Escandinavia (1) Esclavitud (4) Escultura (10) Esoterismo y Ocultismo (6) España (22) Espionaje (1) Espiritismo (1) Estados Unidos (39) Etimología (55) Europeocentrismo (3) Evolucionismo (8) Existencia de Dios (7) Expresiones (24) Fanatismo Religioso (3) Feminismo (3) Filosofía (23) Física (2) Francia (37) Frases para el Bronce (15) Fraternidad Universal (8) Fútbol (1) Gatos (6) Genética (7) Genocidios (1) Geografía (7) Geología (9) Grecia (1) Grecia Arcaica (8) Grecia Clásica (18) Grecia Helenística (6) Grecia Medieval (1) Guerra (9) Guerra Antigua (6) Guerra Medieval (10) Guerra Moderna (7) Guerra Naval (4) Guerra Reciente (7) Hebreos (3) Heroísmo (2) Historia Alternativa (4) Historiadores (13) Historieta y Cómic (7) Holanda (2) Humanismo (1) Idioma Castellano (2) Idioma Griego (9) Idioma Inglés (2) Idioma Latín (7) Idioma Sánscrito (1) Idiomas Artificiales (1) Iglesia Católica (8) Ilustración (2) Imperio Bizantino (12) Imperio Británico (2) Imperio Español (17) Imperio Inca (1) Imperio Napoleónico (6) Imperio Otomano (4) Imperio Persa (2) Incompetencia Militar (14) India (17) Informática (6) Ingeniería (6) Inglaterra (53) Intrigas (9) Islam (10) Italia (22) Japón (20) Joyas (2) Judaísmo (16) Judaísmo y Judíos (10) Juegos y Pasatiempos (4) Juicios (21) Leyenda Negra (2) Leyendas (7) Leyes (20) Libertad de Expresión (8) Libertad de Religión (4) Lingüística (1) Listas de Gobernantes (2) Literatura (50) Mar Mediterráneo (2) Más Allá (3) Matemáticas (16) Matrimonio (7) Medicina (15) Medio Oriente (6) Mesianismo (6) Mesoamérica (11) Mesopotamia (3) México (2) Minería (4) Mitología Latinoamericana (2) Mitos de la Creación (5) Moda (2) Monarquía (26) Mongoles (4) Monumentos (1) Muertes Remarcables (10) Mujeres (30) Mundo Bíblico (12) Música (10) Música Popular (6) Música Selecta (5) Nacionalismo (4) Navegación (22) Negociados (2) New Age (1) Occidentalización (1) Océano Atlántico (4) Oceanografía (2) Origen de la Humanidad (2) Paleolítico (1) Paleontología (11) Palestina (4) Periodismo (2) Persia (3) Personajes (43) Perú (1) Pintura (9) Polinesia (2) Premio Nobel (4) Primera Guerra Mundial (6) Profetas (5) Propaganda (3) Pueblos del Antiguo Testamento (4) Pueblos y Tribus (9) Química (4) Racismo (6) Radiodifusión (1) Regiones Geográficas (5) Reinos Helenísticos (1) Religión Grecorromana (9) Religiones Antiguas (3) Renacimiento (14) Robótica (2) Roma Antigua (42) Romanticismo (1) Rusia (12) Sacerdotes (1) Sacro Imperio Romano Germánico (2) Satanismo (5) Segunda Guerra Mundial (6) Sexismo (7) Sexualidad (20) Siglo 05 (1) Siglo 11 (1) Siglo 14 (1) Siglo 15 (2) Siglo 16 (6) Siglo 17 (32) Siglo 18 (26) Siglo 19 (56) Siglo 20 (24) Siglo 21 (1) Sincretismo Religioso (2) Sudáfrica (1) Suiza (2) Supersticiones (1) Teatro (5) Tecnología Militar (7) Tecnología Nuclear (2) Televisión (5) Teología Cristiana (5) Terremotos (9) Tíbet (1) Universidades (3) Urbanismo (14) Vampiros (3) Vestimenta (4) Viajes y Viajeros (13) Zoología (8)